Joyería Alvioro y el oro

El oro de 24K u oro puro es demasiado blando para ser usado normalmente en joyería. Para solucionar esto y que las piezas adquieran dureza se usan aleaciones con otros metales, de las que además nacen los diferentes tipos de oro, oro amarillo, blanco, rosa, negro… Así, además de endurecer el oro, estos metales le proporcionan distintos colores, tonos y matices. Por tanto el color del oro no tiene que ver con la calidad del mismo.

Así la diferencia de colores del oro depende únicamente de la proporción de otros metales en la mezcla, por ejemplo, en el oro amarillo se mezclan plata y cobre en la misma proporción y el oro blanco es una aleación de oro puro con otros metales blancos como la plata, el platino, el paladio o el níquel. A su vez, en el oro blanco se suele recubrir con rodio de alto brillo para conseguir un acabado espejo.

Calidades del oro

En joyería se denomina Oro de Ley o de 24 Kilates al oro puro, pero como ya hemos comentado este mineral es demasiado blando para su uso en joyería.

Al Oro de 18 Kilates (18K) se le conoce como Oro de 1ª Ley u Oro Alto. Este tipo de Oro tiene 18 partes de Oro Puro (24K) y 6 de otros metales. Este es el Oro más apreciado en joyería y es el que Alvioro comercializa. Este Oro tiene la numeración 750 que quiere decir que tiene un 75% de Oro Puro y 25% de otros metales.

El Oro de 2ª Ley u Oro Medio también conocido como Oro de 14 Kilates (14K) lleva 14 partes de Oro Puro y 10 de otros metales.

El Oro Bajo o de 10 Kilates (10K) contiene 10 partes de Oro Puro y 14 de otros metales.

Cuanta mayor sea la cantidad de Oro Puro, mejor calidad de oro y mayor cotización. Este oro de primera ley es con el que trabajamos en Joyerías Alvioro.

Cuidados de tus joyas de oro

Al igual que el oro blanco, el oro amarillo también tiene sus desventajas. El oro amarillo es un metal precioso blando, y cuanto mayor sea el peso en quilates, más rápido se verán los arañazos. El oro pierde su brillo y se apaga con el tiempo, es decir, va adquiriendo un tono tostado que lo desluce. Esto se solucionará con un enjabonado de la pieza en una máquina de ultrasonido y volverá a brillar en todo su esplendor.

De cualquier manera, te recomendamos que guardes por separado las piezas de oro que tengas para evitar fricciones y arañazos que afearan la pieza.

Si te parece interesante el artículo, compártelo con tus amigos.